El ozono tiene una serie de propiedades terapéuticas, incluyendo:

El ozono actúa sobre el cuerpo de varias maneras. Por ejemplo, puede ayudar a reducir la inflamación al inhibir la producción de citocinas proinflamatorias. También puede ayudar a proteger las células del daño oxidativo al neutralizar los radicales libres. Además, el ozono puede ayudar a estimular el sistema inmunitario y aumentar el flujo sanguíneo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *